La Biblia
 

 
G. J. Camino a Emaús
Plan Catequético
Oraciones Básicas
Catecismo Básico
Cantos de Oración
Cantos de Animación
Somos Creyentes en un Dios que es Amor
Nuestra historia y la del mundo
La Biblia
El Pecado
Los Mandamientos
María, Madre de Dios y Madre nuestra
Jesús de Nazaret
La salvación en Jesús
Fe y Conversión
El Bautismo
Evaluación de Confirmación
Tercer Aniversario
Enlaces interesantes
Imagen
La palabra BIBLIA quiere decir “el libro”, o mejor, “los libros”. La Biblia está compuesta de 73 libros. Los que fueron escritos antes de la llegada de Jesús se llaman “ANTIGUO TESTAMENTO” y son en total 46. Sirvieron para la educación religiosa del pueblo hebreo. Presentan la historia del pueblo de Israel, elegido por Dios para la salvación del mundo. Se dividen de la forma sgte.: PENTATEUCO(5),LIBROS HISTORICOS(16),LIBROS POETICOS Y SAPIENCIALES(7) y LIBROS PROFETICOS(18). Los libros escritos después de la llegada de Jesús, se llaman “NUEVO TESTAMENTO” y son 27. Presentan los hechos y las palabras de la vida de Jesús, la predicación de los apóstoles sobre el reino de Dios, sus recomendaciones a los primeros cristianos y las visiones de San Juan sobre el futuro de la Iglesia, nuevo pueblo de Dios, al cual nosotros pertenecemos. Se dividen en: EVANGELIOS(4),HECHOS DE LOS APOSTOLES,CARTAS(21)y EL APOCALIPSIS.

DIOS NOS HACE CONOCER SU PLAN DE AMOR

“El reino de Dios está cerca, conviértanse” (Lc. 3,2). Este es el mensaje del Padre que Jesús anuncia al pueblo de Dios. El nos hace conocer el gran proyecto del Padre (2 Pe. 3,13). Llama, por lo tanto, a todos los hombres, a una vida de hermandad y de amor. Los llama a construir un reino donde se conozca y se ame a Dios. Un reino que se realizará, con la colaboración generosa de los hombres, plenamente al final del mundo, cuando Jesús vuelva glorioso a la tierra. Esto implica un fuerte espíritu de generosidad, de entrega y renuncia (Lc. 18,18-27).

LA BIBLIA ANUCIA SALVACION, FELICIDAD Y LA LIBERACION

La Biblia a diferencia de todos los otros libros de historia, es sobre todo un “Testimonio de Fe”. Hebreos, cristianos y la humanidad toda encuentran en sus líneas el extraordinario Plan de Amor del Padre. En efecto, desde la historia de Israel, se revela el Proyecto de Dios sobre el mundo.

El Plan de Dios es la salvación, la felicidad y la liberación del mal para todos los hombres. Dios quiere que todos los hombres formen una gran familia, que vivan en el amor y en la paz, libres del mal; y que, amados por El, restablece con ellos un Pacto de Amistad.

Este es el mensaje que traduce toda página de la Biblia: en las oraciones de los salmos, en las exhortaciones de los profetas, en las reflexiones de los sabios, etc. Es por ello que nosotros los cristianos no leemos el Antiguo Testamento desde el punto de vista religioso de los hebreos, que todavía esperan al Mesías, sino a la luz de Cristo Resucitado y de la predicación de los apóstoles, presente en el Nuevo Testamento.

QUIEN ESCRIBIO Y COMO SE ESCRIBIO LA BIBLIA

En la Biblia escriben cronistas, poetas, profetas, maestros; y todos quieren dar enseñanzas religiosas. Por tanto, usan estilos diferentes, según el tema y la mentalidad; eligen los hechos que resultan más útiles y dejan los demás. Se expresan más bien en forma didáctica que cronológica.

La Biblia es un “LIBRO DIVINO” porque nos da noticias personales de Dios, sus planes en la historia y su opinión acerca de los hombres y los acontecimientos. Además, en su totalidad la Biblia está inscrita por inspiración de Dios y, por lo tanto, en este sentido, es un libro de un solo autor: DIOS. Pero, es también un libro humano, que abarca 2000 años de diálogo religioso entre el hombre y Dios, que trata de todos los problemas humanos a lo largo de las diferentes civilizaciones.

LA BIBLIA INTERPRETADA POR LA IGLESIA

La comunidad cristiana, la Iglesia de Jesús sabe que en las palabras de la Biblia encontramos más verdades que en las reflexiones de los sabios y filósofos. En ella, está presente la auténtica PALABRA DE DIOS. En efecto, la Biblia leída e interpretada bajo la guía del Espíritu Santo y junto con los legítimos sucesores de los apóstoles (Papa, Obispos, Sacerdotes, etc.) nos transmite fielmente la Palabra de Dios y la Buena Nueva de Jesús.