G. J. Camino a Emaús
G. J. Camino a Emaús
 

 
G. J. Camino a Emaús
Plan Catequético
Oraciones Básicas
Catecismo Básico
Cantos de Oración
Cantos de Animación
Somos Creyentes en un Dios que es Amor
Nuestra historia y la del mundo
La Biblia
El Pecado
Los Mandamientos
María, Madre de Dios y Madre nuestra
Jesús de Nazaret
La salvación en Jesús
Fe y Conversión
El Bautismo
Evaluación de Confirmación
Tercer Aniversario
Enlaces interesantes
El Grupo Juvenil "Camino a Emaús" te ofrece una completa preparación para el Sacramento de la Confirmación, considerando, por supuesto,una CATEQUESIS ANTROPOLÓGICA, EVANGELIZADORA Y VIVENCIAL, que ilumina con el mensaje evangélico la realidad actual de los jóvenes y le invita al compromiso de vivir a plenitud la FE en Dios.
"Es imposible conocerle y no amarle, amarle y no seguirle"
Imagen
imagen
Catequesis de Confirmación
En un mundo tan convulsionado en él que cada quién toma su vida y la vive cual trayectoria de un auto que corre a 100, 150, 200 km/h...., es conveniente hacer un alto y detenerse a reflexionar que si conducimos a menor velocidad el auto de nuestra vida, no pasaremos por alto, los hermosos momentos que conforman el paisaje de la vida y podremos darnos cuenta cuando hemos tomado la ruta equivocada.
Por ello, detente amigo, dale la oportunidad a Dios, de mostrarte la VIDA VERDADERA y el camino a la FELICIDAD.
imagen
"Sabía que vendrías"
Cuentan que un soldado pidió permiso para volver por su amigo que había quedado rezagado en el campo de batalla.
El teniente a cargo negó el permiso porque debido al avance del enemigo esto representaba un suicidio. "Su amigo ya debe haber muerto y no puedo arriesgar la vida de otro soldado, PERMISO DENEGADO".
A pesar de la disciplina militar, el soldado, desobedeciendo la orden, fue en busca de su amigo. Luego de una hora, volvió ensangrentado, con su amigo muerto a cuestas y él mismo casi en agonía. Al verlo el teniente manifestó: "Lo ve soldado, ahora son dos las bajas, ¿Acaso, valió la pena?. El soldado, ya a punto de morir, con voz trémula, respondió: "Si, mi teniente, cuando llegué aún lo encontré con vida y me dijo: SABÍA QUE VENDRÍAS. Con seguridad le digo, SI VALIÓ LA PENA ESTAR CON MI AMIGO".
Dicho esto, expiró.
¿Sabes, que tienes un amigo en el que puedes confiar, más aún en los momentos difíciles de la vida? SE LLAMA JESÚS.
Escríbeme
Me interesa tu opinión